Cosas que hacer en Madrid...Peggy Sue's



¿Quién no ha soñado alguna vez en convertirse en una Pink Lady y tener por novio a un guaperas de la pandilla de los T-Birds?

Pues para todos los que habéis querido ser uno de los protagonistas de la peli de Grease, con este plan se os va a hacer la boca agua.

Y no sólo por volver a los años 50 sino porque vamos a comer un menú al más puro estilo americano.

Peggy Sue's es uno de esos locales con encanto aunque se trate de una cadena de resturantes franquiciados.

Desde que hace pocas semanas abrieron este local cerca de mi casa, tenía muchas ganas de ir y probar sus hamburguesas con nombre de época como la Peggy Sue o la Mary Lou o sus pizzas especiales como la Elvis o Marilyn.

Así que después de un par de intentos frustrados, reservamos mesa para tres y allí nos plantamos. El local estaba lleno de familias y gente joven y el ambiente muy animado.



Cuando nos dieron mesa pudimos disfrutar de todos los detalles que nos transportaban a aquellos años dorados. Una pequeña jukebox en cada mesa, música de la década y camareras que parecían a punto de marcarse un rock 'n' roll allí mismo.

La carta tiene platos adaptados a los más peque, es su "Kids Zone" y aunque no hay tronas ni cambiador en el baño, éste es muy amplio pensado para mamás con carritos o minusválidos.



No nos pudimos resistir a pedir una pink lemonade para acompañar nuestra pizza Sandy, unos ricos Fingers de pollo (como los llames nuggets te cobran el doble! ;-) ) y un Chicken Sandwich.



Como broche final a nuestro viaje en el tiempo, no pudimos dejar pasar la oportunidad de darnos un homenaje con el postre.

Unos batidos ricos, ricos de fresa y chocolate para el Niño Molón y el Papi Chulo...

Y para una Mamá Cool  la auténtica New York Cheesecake!!



Umm! Todo delicioso, ¿quién puede resistirse a estos dulces caprichos? Pues nadie, porque recientemente en Peggy Sue's acaban de estrenar su servicio de pedidos a domicilio. Así que con sólo una llamada podemos montar nuestra pequeña fiesta a lo Grease en casa!



Y para rematar la jugada, un detalle antes de marcharnos hasta nuestra próxima visita, la camarera nos dio una bola de chicle de esas grandotas, como las que había cuando éramos pequeños. Así que salimos más contentos que un niño chico :D



Y vosotros, ¿conocéis algún lugar "con encanto" para comer con la familia?

Mi mamá me mola en Facebook