Kids & Crafts: el disfraz de fruiti-fresa

Todos los años (bueno, en realidad desde el año pasado que el Niño Molón empezó el cole de mayores) toca celebrar la semana cultural del cole y por tanto, el tradicional espectáculo donde actúan los pequeños demonios angelitos de tres y cuatro años. Imaginad la escena...

Pues bien, cada clase prepara un pequeño baile y poesía para deleite de padres, abuelitos, tíos y demás familia.

Eso sí, en la circular que te envía la dirección comunicándote con que disfraz has sido agraciado este año, viene bien clarito que no más de dos familiares por niño, pero al final allí se junta toda la prole cual familia de gitanos, con el Pápa, la Máma, el Chuli, el Pai y el Cabra...

En fin, son de estas cosas con las que no puedo, como con la recogida del cole los viernes (único día que puedo ir yo, ya que el resto no me da tiempo por el trabajo), aquello es peor que un 7 de enero en la puerta de El Corte Inglés en plenas rebajas.... Pero ¿qué se piensan? Que se van a quedar con sus niños mElones allí?

Bueno, vamos al grano que me enciendo y este es un post DIY y no de blogterapia, jeje!

Cada clase hace dos funciones en la que la mitad hace una y la otra mitad hace otra distinta, imagino que es mejor coordinar a dos grupitos de doce niños cada uno que no a uno solo de veinticuatro...

El misterio está en por qué siempre me toca a mí el disfraz más difícil!!! El año pasado fue vestido de salsero fucsia (ya contaré esa historia, que también es muy DIY).

Pues bien, este año nos ha tocado la función de Los Fruitis, ¿os acordáis de esos dibujos animados? Como el cole celebra sus 25 años, han pensado en que las funciones de los peques estén inspiradas en los dibujos animados de aquella época. Así que vamos a por la Fruti-Fresa!!

Lo primero fue encontrar los materiales, si pensabáis que esto era de libre elección, os equivocáis... Las instrucciones eran claras: tela de foam, con medias y zapatillas tipo Victoria del color de la fruta y un tocado en la cabeza haciendo del rabito de la fruta en cuestión.

Pues nada, una vez descubierta la tienda de telas del barrio donde todas las mamás van a comprar como locas para hacer los disfraces a sus hijos, allá que nos fuimos a pedir con cara de habernos comido un limón un cacho de ¿foam? para hacer una fresa y un poco de fieltro para las hojitas verdes. Menos mal que la dependienta ya debe tener experiencia en esto y nos dio todo con la medida suficiente para hacerle el traje al Niño Molón, de hecho nos comentó que el del disfraz de plátano ya había pasado por allí.

El siguiente paso era sencillo, encontrar en internet la manera de hacer el traje con estas manitas y voilà! Una web de una trendy-mum que como buen alma caritativa tenía disfraces para todos los gustos y allí estaba mi fresa (disculpad que no ponga fotos de su trabajo porque entonces mi fruiti-fresa quedaría a la altura del betún).

Así que, con una motivación de la leche al sentirme trendy-mum sin haber pasado por ningún taller ni de washi-tape ni de otras lindezas handmade, me dispuse a coger las tijeras, la aguja y el hilo.


La cosa fue tomando forma y color, mucho color...


  


Y por fín llego el gran día... Muchos nervios antes de la actuación y muchos niños revoloteando disfrazados de fruta...



Ay! que muchos estáis pensando en que haríais un gazpacho... pero no, no se puede, aunque estén para comérselos ;



Y como no podía ser de otra forma, una vez acabado el disfraz de fresa... A disfrutar de la función!!!



¡Colorín, colorado este post DoItYourself se ha acabado!



*Si quieres ver el álbum completo puedes hacerlo en Facebook