Contigo aprendí...

Hoy es mi séptimo cumpleaños como madre y no quería dejar pasar la ocasión celebrándolo a ritmo de bolero. 
Porque la vida en estos años ha sido muy intensa ¡y lo que nos queda!

Así que, permitidme poner la música y dedicar este baile a mi niño.


Contigo aprendí, 
que existen nuevas y mejores emociones... 

Y es que creo que el baile de hormonas desde que supe que estaba embarazada aún no ha terminado. 
Tus alegrías son las mías y tus lágrimas me saben más amargas que las mías.

Contigo aprendí, a conocer un mundo nuevo de ilusiones... 

Porque desde que estás conmigo, cada día veo el mundo con ojos nuevos: la primera vez que descubriste tu reflejo en el espejo, la primera Navidad, la primera vez que tus pies tocaron la arena de la playa, tu primer cumpleaños, tu primer día de cole, la primera vez que se te cayó un diente... 


Aprendí,que la semana tiene más de siete días... 

Porque el tiempo contigo es muy intenso y hay veces que los días tienen más de 24 horas, pero aún así, disfruto cada minuto contigo.


A hacer mayores mis contadas alegrías, y a ser dichoso yo contigo lo aprendí... 

Porque me has enseñado a ser feliz jugando con un globo, a disfrutar remoloneando los sábados en la cama, a que el mejor ramo de flores es ese de papel que me regalaste...

Contigo aprendí, 
a ver la luz del otro lado de la luna... 


Porque a través de tus ojos azules como el mar, la vida se ve de otro color y con otra luz.

Contigo aprendí, 
que tu presencia no la cambio por ninguna... 


Y es que desde el primer minuto me robaste el corazón y entonces supe que no querría separarme nunca de ti.



Aprendí,
que puede un beso ser más dulce y más profundo, que puedo irme mañana mismo de este mundo... 


Que todos los achuchones son pocos para mí, que seré siempre una pesada y querré darte mimos incluso cuando seas más grande que yo...



Las cosas buenas ya contigo las viví...

Y las que nos quedan por compartir y vivir juntos, tantos y tantos momentos, que aunque han pasado ya siete años, ésto no ha hecho nada más que empezar.


Y CONTIGO APRENDÍ QUE YO NACÍ EL DÍA QUE TE CONOCÍ